MalaYerba

El Tunco será el experimento para venta inmobiliaria con tokens no fungibles

El 1 de abril se lanzó el proyecto inmobiliario de 60 millones de dólares: Fusso, que incluye cuatro torres con apartamentos libres de impuestos en criptomonedas.


Los tokens no fungibles (NFT por sus siglas en inglés) son certificados de criptomonedas no intercambiables. Estos activos digitales se almacenan en la blockchain, y hasta la actualidad han servido para comerciar arte digital. Sin embargo, la moda de los NFT  ha llegado a la industria inmobiliaria. Y en El Salvador, la playa El Tunco, en el municipio de Tamanique, La Libertad, será el experimento para que Fusso RE Token (una tokenizadora de bienes raíces de servicio completo) y la inmobiliaria 3 Torres vendan cuatro edificios de apartamentos con vista al mar, libres de impuestos en criptomonedas. 

El anuncio del proyecto se movió el 1 abril en páginas web que promueven los negocios con bitcóin, en el contexto de la Miami NFT week. “Una vez que se compra una unidad de apartamento en Fusso, el comprador recibe un equivalente en forma de NFT que otorga la propiedad total de la propiedad física. Luego puede usarlo, revenderlo, alquilarlo o fraccionarlo u obtener una hipoteca”, detalló uno de los representante de Fusso en la Miami NFT Week.

También, Fusso subió a su sitio web el portafolio del proyecto inmobiliario, destacando que en El Salvador “no hay impuestos” en las transacciones con bitcóin ni en las ganancias, “y mejor aún, en El Salvador no hay impuestos sobre la propiedad”, se lee en la web.

Fusso ofrece el estatus de “residencia permanente” para los compradores de los apartamentos, aunque aclara que para eso hay un proceso de modificación de ley. 

Los apartamentos de Fusso tienen un precio base de 400 mil dólares. Y aunque los inversionistas dicen que la construcción empezará en el cuarto trimestre de 2022, en el sitio web del Ministerio de Medio Ambiente no hay registro de ninguna evaluación ambiental para el proyecto inmobiliario. 

Uno de los primeros en reaccionar fue el hotel y restaurante La Guitarra, que calificó de “absurdo” el megaproyecto inmobiliario, “son desarrollos irrespetuosos con el medioambiente, invasivos, que no tienen en cuenta a las comunidades, especulativos, gentrificadores y que no tienen ni idea de las realidades de @PlayaElTunco y del SURF en general”, escribió en un tuit la cuenta del hotel el domingo 3 de abril.